No podríamos empezar esta entrada al blog sin antes agradecer a todos nuestros clientes que durante estas últimas semanas nos han contactado para asegurarse de que nos encontramos todos bien! Por suerte, estamos todos bien, con muchas ganas, energía y mucho optimismo de que todo va a mejorar en todo el mundo en las próximas semanas/meses!

Han sido unos meses muy extraños. Hacia mitad de Marzo, en una reunión, teníamos bastante claro que la situación del Coronavirus estaba ahondando en Europa, pero no nos imaginábamos que poco después de aquella reunión entraríamos en confinamiento total en España! Sabíamos que la situación iba a empeorar y nos planteábamos un escenario nunca antes visto justo antes de Semana Santa (una época del año en la que esperamos una gran afluencia de turistas llegando a nuestro país), pero nunca pudimos imaginar algo así pues sucedió todo muy rápido.

Tal y como han ido pasando las semanas, hemos vivido, literalmente, en el día a día, esperando noticias, esperando actualizaciones y esperando ver una luz al final del túnel. Echando la vista atrás, y viendo los número de casos en España, es un testimonio real de la rápida y estricta actuación por parte de las autoridades en España.

Mientras nos encontrábamos en confiamiento, hemos seguido trabajando (en su mayoría desde casa), cuidando de nuestros clientes, ayudándoles a re-organizar sus vacaciones, etcétera. Ha sido un periodo en el cual nuestros valores y objetivos de ser como una familia para con nuestros clientes ha dado sus frutos más que nunca: llamadas, mails, mensajes en RRSS de nuestros clientes preocupándose por nosotros y deseándonos lo mejor. También nos han contactado nuestros clientes que nos visitan con más frecuencia para poder conocer de primera mano la situación actual en nuestro país, ajeno a lo que se escucha por las noticias.

Toda la nación española ha demostrado unidad en todo este confinamiento, aún siendo la situación muy frustrante para todos, y el esfuerzo unido ha dado sus frutos en las cifras que hoy en día tenemos en nuestro país. Nos hemos «acostumbrado» a la situación y nos hemos tomado muy en serio nuestro papel.

Los primeros días fueron bastante caóticos. Supermercados con pasillos enteros vacíos de productos, hasta que todo el mundo se dio cuenta de que esos mismos pasillos se llenaban a la misma velocidad que se vaciaban. Es decir, nadie se iba a quedar sin nada. La gente enseguida aprendió lo que significa el distanciamento social, e ir a la compra significó de nuevo ir con la tranquilidad de que no iban a faltar alimentos y productos de primera necesidad, protegido en la medida de lo posible, de guantes y mascarilla, y manteniendo esa distancia prudencial para con los demás.

España es un país de cercanía y muy familiar. Las familias españolas se reunen con mucha frecuencia, se apoyan para juntos criar y educar a los más pequeños, cuidan de sus mayores. Así que esta situación, de la noche a la mañana, ha sido muy complicada de asimilar para muchos ciudadanos. Además, muchas familias viven en apartamentos, muchos de ellos sin jardin o un balcón al que poder salir a respirar un poco de aire fresco. Los más pequeños de las familias han demostrado ser los más perjudicados en este encierro, pero también los más valientes. Las autoridades españolas, con las medidas y con los procedimientos impuestos, ahora al fin, están dando sus frutos.

España ha presentado hace escasos días su fase de desescalada hacia la «nueva normalidad», y poco más de la mitad del país se encuentra ya en la fase 1. Como muchos ya sabréis, esto implica poder, entre otras cosas, visitar a familiares y amigos y poder disfrutar nuevamente de un café en una de las muchas terrazas que tenemos en España. También los pequeños comercios han podido levantar nuevamente sus persianas, eso sí, con nuevas medidas de seguridad y respetando el distanciamiento social. Con la llegada de la primavera, el calor y el sol, nos emociona pensar el momento en el cual podremos todos volver a disfrutar de las playas y las terrazas y de reunirnos nuevamente con nuestros familiares y amigos.

Todos somos conscientes de los problemas que han surgido a nivel sanitario en todo el mundo y que no es exclusivo en nuestro país; pero debemos pensar que gracias a los inmensos profesionales que aquí tenemos, estamos hoy en día como estamos. Con unas cifras de pacientes recuperados brutales y con una asistencia sanitaria envidable. Por todos ellos, somos y seremos siempre un referente mundial en asistencia y profesionalidad sanitaria. Hoy por hoy, muchas plantas de UCI están clausuradas y parte de nuestros sanitarios pueden, por fin, disfrutar de un merecido descanso.

Por nuestra parte, estamos ansiosos esperando que todo se normalice y poder recibir nuevamente a nuestros clientes frecuentes, y abrir las puertas a todos aquellos nuevos clientes que están deseando concernos. Si tenéis dudas de viajar a España en cuanto volvamos a la nueva normalidad, desde Drivalia queremos ofreceros la más absoluta tranquilidad, pues trabajamos duramente para poder ofrecer la mayor garantía de seguridad para que podáis disfrutar plenamente de vuestras vacaciones.

Os mandamos toda la fuerza y el ánimo desde donde nos estéis leyendo. Hay luz al final del túnel, y esa luz está cada vez más cerca!

¡Viva España!